Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

El machismo

Os dejo esta tarea voluntaria de lengua la cual consistía en elegir un tema sobre el que tratar y a partir de esta centrarnos en puntos más específicos y por último subirlas a YouTube, en mi caso hemos escogido el machismo y dentro de este hemos tratado diferentes sub-apartados:


Aquí os dejo para que podáis echarle un vistazo a nuestra última tarea de la asignatura de lengua, como el último tema que hemos dado han sido los poemas de Machado; esta tarea consistía en tras haber trabajado comentarios sobre Machado elegir los poemas que mas me han gustado y porque.
Esta actividad me ha ayudado a conocer un poco más a este poeta y a algunos poemas que nunca había leído anteriormente.


https://docs.google.com/document/d/1moD4gx3s-cY3NYyALyGrHOnsKjNHj2BIZr2_enNi8uU/pub

Comentario del poema " a un olmo seco "

Antonio Machado Campos de Castilla


Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.   ¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.   No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.   Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.   Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas en alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas, 
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón …

Comentario crítico sobre el poema de Antonio Machado "Las moscas"

Vosotras, las familiares inevitables golosas, vosotras, moscas vulgares me evocáis todas las cosas.
¡Oh, viejas moscas voracescomo abejas en abril, viejas moscas pertinacessobre mi calva infantil! Moscas de todas las horas de infancia y adolescencia, de mi juventud dorada; de esta segunda inocencia, que da en no creer en nada, en nada. ¡Moscas del primer hastíoen el salón familiar, las claras tardes de estíoen que yo empecé a soñar! Y en la aborrecida escuela